Alista Arquidiócesis de Tulancingo misas presenciales; el 30 por ciento de capacidad de las iglesias ingresará al culto

Comparte

Redacción

La Arquidiócesis de Tulancingo dio a conocer en un comunicado, que se preparan para la celebración presencial de los sacramentos, el 30 por ciento de la capacidad de las iglesias podrán ingresar al culto de las celebraciones, aprovecharán los espacios abiertos con los que cuenten las parroquias y aumentarán el número de misas para evitar aglomeraciones.

Se informó que el Arzobispo Domingo Díaz Martínez envió a todo el presbiterio el protocolo publicado por la Arquidiócesis de Tulancingo que establece una serie de criterios que se basan en cuidar la salud propia y la de los demás, tomando en cuenta las orientaciones de las autoridades sanitarias y vigilando el semáforo de reanudación de actividades en cada una de sus comunidades a cargo.

A los sacerdotes se les pidió tener presente que el virus del Covid-19 puede tener rebrotes, y que los párrocos tomen en cuenta  en cuenta la realidad de los casos positivos y sospechosos de Covid-19 en su territorio parroquial, con responsabilidad y prudencia.

Una vez que la Arquidiócesis haya autorizado las celebraciones litúrgicas con fieles, los sacerdotes deberán determinar un sitio para su realización, ya sea exterior o al interior del templo, tomando las medidas de prevención sugeridas por las autoridades (uso de cubrebocas, gel antibacterial, sana distancia).

Tratarán que las misas sean especiales para cada sector (niños, jóvenes y adultos mayores), y que su duración máxima sea de 40 minutos; dar la comunión en la mano a quien lo pida y preservar la sana distancia al momento de su impartición.

En específico, a los sacerdotes se les pide que durante la misa mantengan tapados los copones con las hostias, incluso al momento de la consagración, y que la colectase realice después de dar la comunión, al final de la celebración de la Eucaristía; para el tema de donativos, se les pide no incrementarlos pero sí promover la generosidad entre la feligresía.

Respecto a la imposición de los sacramentos, en el Bautismo al sacerdote se le ha pedido la aplicación de todas las medidas sanitarias, antes y durante su celebración, y evitar el signo de Efetá (tocar con sus dedos los oídos y la boca de los niños).

Para las confesiones, se les pide disponer de sitios abiertos y guardando la sana distancia con las personas que busquen el Sacramento de la Reconciliación; del mismo modo, para los enlaces matrimoniales, el sacerdote deberá tomar todas las medidas sanitarias, antes y durante su celebración.

En relación a la visita de enfermos con Covid-19, el sacerdote podrá atenderlos siempre y cuando acuda con todo el equipo destinado para su protección, y asumir las medidas de higiene personal. Respecto a los actos de piedad popular, deberá ser examinada la conveniencia de su realización, mientras que procesiones y peregrinaciones se deberán hacer afuera de los templos.

Para las visitas al Santísimo, el Arzobispo de Tulancingo pide a sus sacerdotes recordar la invitación a los fieles con letreros, a que hagan su oración de pie y por corto tiempo, cuidando siempre la higiene del área del Sagrario.

Hasta ahora las sugerencias pastorales vigentes para todas las parroquias son: seguir celebrando en privado y transmitir las misas a través de las redes sociales, tener reuniones en línea, aportar acciones solidarias en bien de la economía familiar, procurar que la atención de la oficina parroquial se haga vía telefónica, constituir un equipo de medios de comunicación y disponer de una licencia en la plataforma Zoom para las reuniones a distancia.

La dispensa del precepto dominical continúa hasta nuevo aviso.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.