Con dinero de los tulancinguenses, Fernando Pérez devuelve recurso a Conaculta; por no saber administrar recursos federales

Comparte

Redacción

Tulancingo, Hgo.- El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) le solicitó al gobierno de Tulancingo, que encabeza Fernando Pérez Rodríguez, que devolviera el recurso de 6 millones de pesos del Festival literario “Un sueño, un deseo”, por la incorrecta aplicación de recursos federales.

mejor que el sol de tulancingo noticiastulancingo.com

La administración devolvió el monto con recurso propio del municipio, es decir con impuestos que pagan los tulancinguenses, según consta en el acta de aprobación del presupuesto de egresos para el ejercicio 2020, publicado en el Periódico Oficial del Estado de Hidalgo el 23 de diciembre de 2019.

“Derivado de las observaciones de la Auditoria Superior de la Federación al programa de cultura en las entidades federativas del ejercicio dos mil dieciocho, se autoriza el reintegro del recurso a la tesorería de la federación más sus rendimientos financieros generados a la fecha, a través de la asignación correspondiente de recursos propios del ejercicio fiscal 2020”.

En 2018, Tulancingo se vio beneficiado con el programa Festival literario un, sueño, un deseo, que consistía en la realización de mini serie audiovisual para que los habitantes del municipio obtengan un producto cultural centrado en resaltar, la fantasía como creación literaria en el contexto natural de Tulancingo de Bravo, realizar tomas y escenas dentro de diversos lugares del municipio, para darle sentido de pertenencia a la miniserie y autenticidad local, se entregarían los derechos de uso y proyección de la mini serie.

El 24 de diciembre de 2018, la empresa Tercer escalon S.A. de C.V. ganó la licitación para llevar a cabo el festival literario “Un Sueño, Un Deseo”, para el municipio de Tulancingo, por un monto de 6 millones de pesos, incluyendo IVA.

De acuerdo a QuiénesQuién.Wiki que explora conexiones y contratos entre empresarios, políticos, empresas e instituciones públicas, no se cumplió con el estándar de datos de contrataciones abiertas – OCDS; le falta una o más fechas fundamentales para el proceso de contratración; la diferencia entre la fecha de publicación y cierre de recepción de ofertas es menor a 15 días; inconsistencia entre la escala de la demanda y la escala de la empresa ganadora; Falta uno o más datos para vincular el contrato con el presupuesto y los actores participantes; cada una de las partes involucradas tiene algún tipo de información de contacto.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *