El palacio de las lágrimas y el portal

Comparte

Por Gloria Valencia Vargas  

      Un bello conjunto de edificios artísticos e históricos rodeaba al Jardín de la Floresta en la etapa del porfiriato, a finales del siglo XIX y principios del XX  entre estos destacaba; El Templo de la Tercera Orden, el Cuartel, El Portal, el edificio de La Dulcería, edificios que desaparecieron en los años 50s y 60s del siglo pasado. 

     Entre los monumentos artísticos que dolorosamente se perdieron esta el hermoso “Palacio de las Lágrimas” junto con el “Portal de Azueta”, nos causa  lágrimas  de coraje su demolición  a principio de los 60, sin embargo nos queda el recuerdo de esta magnífica obra, en algunas imágenes y postales, también en la memoria de los Tulancinguenses quienes disfrutaron  tan bello lugar:  

    “El Palacio de las Lágrimas hoy la casa número 2 de las calles de Zaragoza y altos del Portal de Azueta, fué construida por don Manuel González Barona; el pueblo con su sabiduría profunda le dio ese nombre porque ahí vivió el prestamista que no se doblegaba ante el dolor y las desgracias humanas.” TULANCINGO y Sus Alrededores, Roberto Ocàdiz 1940.

    El frente de esta bonita casa  daba al jardín de la Floresta y la Catedral, se distinguía por sus numerosas ventanas de medio punto, protegidas con balcones y detalles de hierro forjado estilo Art Nouveau con motivos inspirados en la naturaleza, había también  ventanas de la misma forma a la vuelta de la calle de Zaragoza, junto con un gran portón de madera  que cuando se abría causaba  curiosidad y admiración de los paseantes al observar el interior de la hermosa casa. En la parte baja contiguo al portal había un elegante y gran salón que se utilizó en diferentes épocas como Casino, Restaurant y Fuente de sodas:  

EL CASINO 

   Este es el nombre que lleva desde hace muchos años este famoso y acreditado salón de Cantina y Billares, propiedad del Sr. José Bernal Moreno, situado en los bajos  del Portal de la Plaza de la Constitución, de Tulancingo Hgo.   

     No hay que dudar es el centro de reunión  preferido por todas las personas caracterizadas por lo màs granado de Tulancingo. 

     Siempre, siempre lo vamos muy concurrido por la mejor sociedad, así como frecuentes y numerosos turistas y viajeros que han escogido este centro, como un lugar de  verdadero recreo, además de que el carácter especial del Sr. Bernal Moreno y la legitimidad  de sus licores han hecho aumentar admirablemente sus consumidores… 

   Tiene un elegante y finísimo piano automático, último modelo…, Ya hemos dicho el famoso y antiguo casino fue establecido en 1912.” DIRECTORIO MEXICANO 1923. 

Sin duda esta fué una pérdida muy grande para la Ciudad de Tulancingo.    

Imagen Archivo Manuel Castelán compartido en Tulancingo a Través del Tiempo

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.