Es una sorpresa que me reconozcan por hacer algo que me apasiona tanto: Laura Lara

Comparte
noticias tulancingo detras del Tule Nathali Gonzáles

Tulancingo, Hgo.- El pasado mes la Secretaria de Cultura del Estado de Hidalgo entregó a la tulancinguense Laura Leticia Lara Méndez, un reconocimiento por su destacada trayectoria en el fomento y la promoción de la lectura entre adolescentes y docentes en la entidad.

mejor que el sol de tulancingo noticiastulancingo.com

La premiada directora del Grupo Interdisciplinario de Arte (GIA), expresó en entrevista a NoticiasTulancingo.com que para ella el reconocimiento más importante es la formación de más lectores desde su trinchera.

“Yo soy más del trato humano, para mí un reconocimiento es que un niño se lleve un libro, lo lea y venga por otro, y después otro, eso es lo que más me motiva”, expresó Laura Leticia Lara Méndez.

“No desprecio el reconocimiento, no me lo esperaba, ha sido para mí una gran sorpresa, pero grandísima sorpresa, porque el trabajo que hago con los niños yo sentía que pasaba desapercibido, no me detenía a pensar que yo estaba haciendo un trabajo para los niños”, dijo.

“Simplemente yo me he manejado así yo, no hago las cosas por un reconocimiento, por eso para mí fue una gran sorpresa. No sé cómo vaya a sonar esto pero digo, es una sorpresa que me reconozcan por hacer algo que tanto me gusta, que tanto disfruto, creo que esas son las palabras que definen mejor lo que siento”.

“Me llevé una gran sorpresa porque es la primera vez que me hacen un reconocimiento por hacer algo que me apasiona tanto”.

Leer para encontrarse

Laura Lara explica que en cada persona que lee y que platica su lectura ella encuentra un reflejo, una correspondencia. “Yo creo que me estoy buscando y no dejo de buscarme y en la literatura me encuentro”.

Es una sorpresa que me reconozcan por hacer algo que me apasiona tanto Laura Lara noticias tulancingo

“Yo lo hago porque es un gusto para mí hablar de libros, de lo que yo he leído, porque es la manera en que me estoy construyendo a pesar de mis años. La lectura es algo que me alimenta”, menciona.

Que sus alumnos de preparatoria digan -profesora descubrí esto en la lectura- es para Laura como estar descubriéndonos todos. “Porque finalmente somos iguales, la otredad es la manera de reflejarnos a nosotros mismos, eso para mí es fundamental”.

El libro de 1ro de primaria marcó su vida

“Creo que el libro que nos marcó y yo creo que fue el libro que me marcó porque fue el libro que me enseñó a leer fue mi libro de lectura de primer año de primaria, todavía recuerdo las lecturas y las tengo en mi memoria a más de 50 años”, señala con una grata sonrisa.

Laura Lara compartió la emoción que sintió al recibir hace unos días ese libro, pero ahora en digital, “fue para mí casi casi que quería llorar porque fue mi libro donde yo aprendí a leer”.

“Yo creo que el libro que nos lleva a tomar la lectura, es el libro que marcó nuestra vida”.

Mismo sentimiento releer Heidi

Laura Lara menciona que tiene muchos libros que han marcado su libro, pero además del libro de lecturas de primer grado de primaria que le enseño a leer, hay otro que es muy especial para ella: Heidi.

“Anteriormente nos fomentaban de una manera, siento yo, mucho más puntual la lectura. En quinto año todo el grupo tuvimos que comprar una colección, y la recuerdo perfectamente, la colección Amable, así se llamaba y traía muchos títulos”.

“Cada uno de los alumnos compramos un título, los intercambiábamos para leer, a mí me tocó comprar y leer por primera vez, la Cabaña del tío Tom, a mi amiga y compañera le tocó Heidi”.

“Comenzamos a leer y de pronto siento que me arrebata mi libro y  dice, -a mí no me gusta Heidi, dame ese-, yo solo me quedé mirando, pero se trataba de leer”, recuerda Laura.

“Comencé a leer Heidi, fue un libro que me gustó tanto. Había un pasaje, lo recuerdo perfectamente, en donde Heidi se la llevan a Frankfort, primero se va con el abuelo a los Alpes, pero creen que el tipo es un hombre salvaje y que será una mala influencia, y se la llevan para recibir una buena educación”.

“Heidi tiene el deseo de ver los Alpes, extraña los Alpes y en un momento del día donde se dormía la siesta ella se escapa y va con tanta ilusión al campanario, quiere subir para ver los Alpes, cuál es su sorpresa que no puede ver los Alpes y regresa muy triste y llorando”, describe con detenimiento.

“Ese pasaje me hacía llorar a mí también, yo lloraba. Este libro que aún lo conservo lo volví a leer en la secundaria y el mismo pasaje me hacía llorar y lo volví a leer en la preparatoria y ese mismo pasaje me hacía llorar”.

Y durante la conversación Laura no puede evitar las lágrimas al volver recordar ese mismo pasaje del libro.

“Son cosas que nos van marcando, esa es la lectura, son los libros que nos marcan, porque a partir de ello comenzamos a buscar, a encontrarnos y a buscar un sentimiento en aquel personaje que nos vuelve hacer sentir”.

“Claro que he leído grandes libros, y leído premios Nobel que no me gustan, el libro que me marca es el que estoy leyendo en el momento, porque mi manera de asumir la literatura es una búsqueda, de encontrarme. En ese periplo de encontrarme, un reconocimiento me sorprende, no deja de sorprenderme, es muy grato”, comenta.

Su padre era un gran lector

El padre de Laura Lara era el señor Darío Lara Gómez, de oficio carpintero, a quien le gustaba mucho leer.

“Sin ser un libro el primero que influyó en la lectura fue mi papá, él era un gran lector, y a partir de mi papá conocí los Tres Mosqueteros, La Dama de las Camelias, porque él las leía y las contaba a todas mis hermanas y a mí”.

La promotora de lectura rememora que si salía algún tema reunidos a la hora de la comida, su padre aprovechaba el momento para contar algunas de las historias que leía.

“Mi papá tocaba la guitarra y el piano, le gustaba el arte, leía mucho y por lo menos a mí, creo que fue mi primera influencia en la lectura”, añade orgullosa.

Platicar con el libro

Frente al obligado uso de medios digitales al que orilló el confinamiento por la pandemia de Covid-19 desde hace un año, hoy Laura Lara continúa con el grupo de lectores de manera virtual.

Confiesa que prefiere el libro impreso, porque la lectura digital no le permite la interacción con el libro, “de manera visual, yo digo, -no es que yo lo leí en la parte de abajo y lo leí más o menos a esta altura- así me es más fácil de encontrarlo”.

Además, ella asegura que no le rinde culto al libro, “yo lo rayo, porque estoy hablando con el libro, en donde rayo es platicar con el libro”.

Leer en tiempos de pandemia para encontrar a los demás

Laura Lara resaltó que la lectura en tiempos de pandemia, puede ayudar a encontrarnos a nosotros mismos, y al hacerlo también encontraríamos a los demás. “Ahí encontraríamos al vecino, al de enfrente, y comprenderíamos muchas cosas de las cuales nos hemos enajenado”.

“Esto nos ha venido a enseñar lo frágil que somos, porque pensamos que a nosotros no nos toca, este regalo que es la vida y que hasta ahorita afortunadamente podemos despertar y decir tengo un día más de vida, lo vamos dejando, parecería que con toda seguridad mañana vamos amanecer”.

“Esta situación por lo menos a mí, me ha dejado que la vida es frágil, que cuidarme a mi representa cuidar a los demás y algo también fundamental que nuestra casa, que es la tierra la debemos de cuidar, porque la hemos sobrepoblado, la hemos lastimado, y no quiero ser fatalista pero pienso que es el principio de una era bastante difícil”.

Ante este panorama, la también directora del Festival de Arte y Cultura Equinoccio, aconseja que conviene estar bien con nosotros mismos, cuidar la salud y la mente, y en ese sentido argumenta que el arte alimenta el espíritu.

“Todo esto tan importante que al principio le llamábamos desarrollo porque pensábamos era crecimiento pero no, un desarrollo es un crecimiento equilibrado, que vaya creciendo nuestro cuerpo, alma, espíritu, todo a la par, y hemos descuidado el equilibrio”, piensa Lara.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *