Las epidemias en Tulancingo

Comparte

Por Gloria Valencia Vargas

La peste o pestilencias son los nombres que desde los tiempos b铆blicos se designaron a las epidemias. Antiguamente eran atribuidas; a los malos esp铆ritus, vapores malsanos o a la ira divina.

Lo cierto es que las enfermedades constituyen uno de los grandes temores de la humanidad y en los tiempos pasados muchas de las causas eran desconocidas.

En Am茅rica la influenza y la viruela fueron tra铆das por los espa帽oles y diezmaron a gran parte de la poblaci贸n. Enfermedades como el sarampi贸n causaron grandes estragos a nuestros pueblos a partir de 1531. El c贸lera morbus apareci贸 en M茅xico en1833 y se extendi贸 a la provincia.

Por supuesto que la regi贸n de Tulancingo no ha escapado a estas calamidades. En octubre de 1918 la influenza espa帽ola azoto a Tulancingo y estados vecinos.

鈥淓n octubre de 1918 se desato la influenza espa帽ola, epidemia que diezmo  a la ciudad. Era terror铆fico ver carros llenos de cad谩veres que despu茅s quedaban insepultos en el pante贸n d谩ndose el caso de que se llevaban hombres agonizantes que regresaban del cementerio a sembrar el terror y el p谩nico hasta originar por fuertes impresiones, muertes entre sus compa帽eros; Estos casos dantescos se registraron entre las fuerzas del destacamento Federal.鈥  TULANCINGO Y SUS ALREDEDORES  por Roberto Oc脿diz, 1940.     

鈥淟os carro  pasaban dos veces al d铆a a las once de la ma帽ana y a las cinco de la tarde, tocaban con una peque帽a campanita para recoger los cad谩veres que eran depositados en la fosa com煤n鈥 Noelia Vargas Torres.

En el libro de defunciones de los a帽os de 1918-1919 de Chignahuapan Puebla; de octubre de 1918 a enero de 1919, se registraron 1500 muertes, mil doscientas a causa de la influenza, doscientas a fiebre y pulmon铆a y cien a otras causas.  Se dice que la pandemia de influenza espa帽ola cobro la vida de seis millones de personas en todo el mundo.

Hoy en este a帽o de   2020 el covid-19 nos est谩 haciendo padecer  por la incertidumbre y desesperanza. Hasta la pr贸xima.

Comparte

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *