Mural-vitral en plaza El Sol, un homenaje a la vida, las tradiciones y orígenes de Tulancingo

Comparte

Redacción

Tulancingo, Hgo.- El nuevo mural de 64 metros cuadrados en plaza El Sol, que se ha conectado en un ejemplo de vocación comercial y de promoción artística en Tulancingo, elaborado por el artista Rodrigo Maldonado.

En aproximadamente 64 metros cuadrados de vidrio el artista Rodrigo Maldonado, a modo de retrato, ha logrado crear un mosaico iconográfico que homenaje a la vida, las tradiciones y los orígenes de su pueblo natal; Tulancingo.

A lo largo de dos grandes pasillos, por medio de colores, formas y soluciones plásticas aleatorias, el artista crea una enumeración caótica que invita al espectador a sumergirse en un viaje atemporal, donde podrá visitar a manera de vaivén un Tulancingo prehispánico, colonial y contemporáneo.

Para emprender dicho viaje, es necesario que el espectador además de ofrecer su atención visual, haga uso de sus pies, para que pueda apreciar el mural en su totalidad, por ello, el artista, estructuró cada muro, en tres amplias secciones, en donde el espectador además de tener una amena lectura iconográfica sobre Tulancingo, podrá experimentar una convivencia con el espacio arquitectónico.

Mediante tres grandes rombos, en la sección central de cada lado, el artista reserva un espacio visualmente importante, para resaltar, los referentes más importantes al retratar Tulancingo.

Por un lado, destaca la figura de una antena, la cual se muestra orgullosa en representación de la primera estación terrena en México; la estación terrena de Tulancingo. A su derecha un rombo que contundentemente expone un diseño propio de los bordados endémicos de la comunidad de Santa Ana Hueytlalpan. Seguido por un rombo que enmarca el rostro del gran héroe de Tulancingo El Santo.

En el muro contrario en la sección central, uno de los rombos, en representación de las memorias ancestrales que guarda la zona arqueológica de Huapalcalco, resalta la figura de su antigua pirámide. A su derecha, nuevamente se pronuncia un rombo con los diseños de los bordados de Santa Ana Hueytlalpan, seguido por un rombo que enmarca la figura de la catedral de Tulancingo.

En esta ocasión el realismo único y propio del artista, también se hace presente en un par de retratos, un hombre y una mujer de edad madura, trabajados en tonos grises, se presentan orgullosos sobre un fondo blanco como un homenaje a la vida y al trabajo.

Conocida como la ciudad de los satélites, Tulancingo también es la ciudad, del enmascarado de plata, de lugares ancestrales, de bordados artesanales únicos en el mundo, de gente trabajadora, de comercio y vida económica, todo eso es Tulancingo y la obra del artista Rodrigo Maldonado, es una guía dinámica y emocionante para adentrarse a su diversidad cultural.

Este mural fue producto del esfuerzo coordinado entre el artista y la asociación Ábside y Sol.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.