Organización pone a trabajar a la Contraloría; auditan pavimentación en Singuilucan que a dos años de su construcción lucen deterioradas

Comparte

Redacción

El pasado miércoles, el municipio de Singuilucan dio un ejemplo de auditoria social, un ejercicio que permite dar seguimiento a la administración pública que ejecuta proyectos con recursos públicos, para que lo hagan con transparencia y calidad.

Lo anterior ocurrió luego de que la asociación civil Singuilucan Justicia Social interpusiera una serie de denuncias ante la Secretaria de la Función Pública para auditar la pavimentación de calles que se construyeron hace más de dos años y que hoy presentan daños estructurales.  

Al lugar vía acudió personal del Centro de Calidad de la Contraloría estatal y de la dirección de Obras Públicas municipal, para llevar cabo la toma de muestras de la pavimentación de la calles Insurgentes y Revolución, y enviarlas a un laboratorio.

De acuerdo con la organización, las pavimentaciones con un costo de 2 millones de pesos realizadas durante el gobierno de Mario Olvera Morales, de extracción aliancista, por ser de concreto hidráulico deberían tener una vida útil aproximada de 25 años. Un trabajo de mala calidad, que  a simple vista resalta ante los ojos de la ciudadanía.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *