¿Por qué Tulancingo no fue la capital del Estado de Hidalgo?

Comparte

Redacción

Tulancingo, Hgo.- Esta tarde, en conmemoración del 152º aniversario de la erección del Estado de Hidalgo, el Archivo Municipal de Tulancingo realizó la presentación del libro “Pachuca y Tulancingo la disputa por la ciudad capital” escrito por José Eduardo Cruz Beltrán.

mejor que el sol de tulancingo noticiastulancingo.com

El autor explicó que este libro nace de la inquietud que muchos en el Estado de Hidalgo, estudiosos, pero en especial de la sociedad de Tulancingo, de manera legítima, y muy válida hacen ese cuestionamiento, ¿por qué Tulancingo no fue la capital del Estado de Hidalgo?

“Este libro intenta responder a esas preguntas, está divido en dos capítulos, la primera parte son los antecedentes, en donde tanto Pachuca como Tulancingo empiezan a figurar en el ámbito público, en el ámbito de gobierno del antiguo estado de México”, indicó el escritor.

José Eduardo Cruz Beltrán precisó que incluso, desde que México se convierte en un país independiente, Tulancingo estaba levantando la mano para ocupar la sede del poder cuando se crea el Distrito Federal, y el Estado de México en automático pierde su capital.

“En ese trajín Tulancingo pide ser sede de la capital del Estado de México, y finalmente ésta estuvo en distintas ciudades Texcoco, Tlalpan, hasta llegar a Toluca, aquí lo que se explica es que fueron varias en esta segunda parte”.

En el libro Pachuca y Tulancingo la disputa por la ciudad capital el autor señala que son varias las condiciones por las cuales se establece que la ciudad de Pachuca fuera la capital del naciente Estado de Hidalgo.

“Lo que dejo constancia en la primera parte es que Tulancingo siempre ocupó los puestos más importantes del poder público, que era una tradición que se había heredado desde la época virreinal”.

Cruz Beltrán explicó que toda esta gran herencia que Tulancingo tenía le ayudó para que varios grupos conservadores lo tomaran en cuenta como sede de una prefectura, sede de departamento, que era algo equivalente a lo que hoy conocemos como Estados.

“Pero como sabemos había dos proyectos de nación distinta, el proyecto liberal el que finalmente obtiene el triunfo y con eso va a favorecer más a Pachuca como sede”, comentó el autor.

Respecto a la interpretación de que se considera como un castigo de Benito Juárez a de no otorgarle a Tulancingo la capital o la sede de los poderes, José Eduardo Cruz Beltrán señala que en el tema de la creación del Estado de Hidalgo como el establecimiento de la capital jugaron otros factores, en los que Hidalgo no estuvo directamente inmiscuido.

“Hay documentos en los que él mismo de su propia letra señala que este asunto se lo deja al Congreso. Él decía que los artículos transitorios que podemos ver en el decreto de creación de 16 de enero ni siquiera los había visto”.

El autor del libro Pachuca y Tulancingo la disputa por la ciudad capital, refiere que fueron varias las condiciones, tanto geográficas, políticas, económicas, sociales, las que orientaron que Pachuca fuera la capital de Hidalgo.

“Tuvo un papel importante la cuestión religiosa, Tulancingo un enclave conservador, sin que la palabra conservador sea necesariamente algo malo. Este libro hace hincapié en esa idea que tenemos de conservadurismo mexicano fue producto de nuestra educación liberal, dejamos de lado la otra visión de la iglesia católica. No podemos olvidar que aquí sí peso la cuestión geográfica para determinar que la diócesis de Tulancingo fuera la sede, en ese entonces Villa”, concluyó José Eduardo Cruz Beltrán.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *