Vistió al Niño Dios con la devoción de que termine la pandemia

Comparte
noticias tulancingo detras del Tule Nathali Gonzáles

Tulancingo, Hgo.- Amanda Velasco Canales, de 77 años de edad, vecina de Tulancingo Hidalgo, ha llevado por 50 años el legado de arrullar, apadrinar y llevar al santuario al Niño Dios el 2 de febrero.

mejor que el sol de tulancingo noticiastulancingo.com

Con mucha devoción ha continuado desde muy joven esta tradición. Recuerda que tenía 27 años cuando compró su Niño Dios en la Basílica de Guadalupe.

Vistió al Niño Dios con la devoción de que termine la pandemia detrás del tule noticias tulancingo

Sin embargo, para ella, esta fecha tiene más de un significado, lo vistió con un ropón blanco que su mamá Maura Canales Solís tejió hace muchos años, y colocó un cubre bocas con la devoción de que la pandemia termine.

“Mi Niño Dios tiene 50 años, los nueve años cumplió arrullándolo, cada año tuvo un padrino diferente para llevarlo a la bendición. Toda su ropa la he conservado por años”, comenta.

Amanda menciona que el Niño Dios le ha hecho varios milagros, pero hay uno en especial: salvar la vida de uno de sus hijos. “Pero este año la tiene difícil”, expresa emotiva y espiritual, sentada frente a la imagen que tiene varios detalles colgados en forma de corazón.

Vistió al Niño Dios con la devoción de que termine la pandemia detrás del tule noticias tulancingo

“Este año le pedí por la salud de todas las personas en el mundo, por todas las familias que en estos momentos sufren debido a la pandemia. Nunca pensé que le pidiera esto, es un momento muy difícil en la humanidad”.

La señora Velasco Canales añade que “hay gente que no cree o no tiene fe, pero de algo nos tenemos que agarrar”.

“Sí tengo miedo al Covid, veo todos los días en la televisión que la gente sigue muriendo, pero hay que cuidarse, es voluntad de Dios, eso decían mis padres que también les tocó momentos difíciles”.

“Ahorita no hay misas, pero se puede rezar desde casa, encender una veladora por los que están enfermos, por nuestras familias. El Niño Dios lo puedes vestir como se pueda, no necesitas ropa cara, lo importante es lo que representa para nosotros, y también hay mucho que agradecer porque estamos vivos”.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *